Diario

Declaración de intenciones

Inicio este proyecto con la esperanza de que sea el más duradero de mi vida. No necesariamente al que mas tiempo vaya a dedicar, pero aspiro a seguir escribiendo siempre que me sea posible.

Un antiguo compañero de trabajo me recomendó hacer algo a parte de programar. Porque yo soy de llegar a casa y seguir programando en proyectos personales, aunque eso no es necesariamente malo. Pero si que voy notando que necesito despejar la mente durante la larga semana, y las series y películas no son suficiente. Durante un instante pensé que mi nuevo hobby podría ser aprender a tocar un instrumento, pero no tengo oído para eso. Escribir siempre me llamo la atención, desde el instituto, pero nunca le dí una oportunidad real. De hecho no me considero un buen escritor, soy de ciencias, no voy a decir más. Pero gracias a que nací en un país desarrollado aprendí a leer y escribir, así que algo ya tengo ganado, simplemente tengo que aprender a hacerlo bien.

No espero que nadie lo lea, sin embargo voy a escribirlo como si así fuera, o como si a mi yo futuro le pudiera interesar. ¿Y por qué lo hago público? Pues porque me ha tocado vivir en una época en la que parece que todo se tiene que hacer público. Aunque esto es una verdad a medias, últimamente está surgiendo la tendencia de vivir una vida mas “desconectada”. Pero no lo hago público por esa razón, si no como experimento personal y porque simplemente no me importa. Escribo en Twitter, Facebook y Google + en abierto, las series y películas que veo se pueden consultar en Trakt, etc. Hasta mi contraseña es password (es broma).

2016, febrero

22: De cómo el pensamiento es influenciado

Ayer me asusté a mí mismo. Es impresionante como factores externos, como los medios de comunicación, son capaces de amoldar tu pensamiento con el que ellos profesan.

Mientras cenaba mis oídos escuchaban las preguntas de Jordi Évole, y mis ojos leían las respuestas de una mujer Camboyana. Estaba viendo un programa/documental acerca de la explotación laboral de la industria textil en Camboya. Pero no quiero hablar de la trágica situación, con sus detractores y defensores, que provoca la fast-fashion. Después de un rato hablando de las condiciones de los trabajadores, el presentador mostró logos de marcas conocidas a una empleada encargada de etiquetar las prendas. Mi primer pensamiento fue “que cabroncete el follonero, como mete el dedo en la llaga”. Inmediatamente mi pensamiento dio un vuelco a “pero si los cabrones son las marcas por aprovecharse”. ¿Cómo es posible mi pensamiento inicial diste tanto de lo que considero es mi pensamiento real acerca de este asunto?

Indiscutiblemente hay algo que me ha llevado a pensar en que estaba ocurriendo una manipulación en los medios en contra de las marcas. ¿Pero de qué se trata? Mis únicas influencias externas son los medios de comunicación y las personas con las que convivo. Nótese que incluyo Internet como medio de comunicación. No recuerdo a nadie en mi vida que sea acérrimo defensor del consumismo, las marcas o de la globalización. Las opiniones suelen situarse en los grises. Sin embargo “algo” me hizo ver un ataque injustificado a las marcas. Reflexionando llegué a la conclusión de que probablemente ese algo sean los medios de comunicación. Lo cual no deja de ser irónico, ya que mi pensamiento original fue pensar en una manipulación en contra de las marcas.

¿Es posible que esta manipulación exista? ¿Es esto otra conspiranoia? Pues no estoy seguro, dejaremos estas reflexiones para otro día. Simplemente recuerda lo ventajoso de pensar las cosas con calma. Reaccionar de forma instantánea no siempre es una buena idea.

Y hablando de la influencia de los medios y como pueden ser utilizados por los gobiernos para controlar a la sociedad, he empezado a leer V for Vendetta. Simplemente comentar que a mi parte española le ha hecho ilusión ver una copia de Don Quijote en la estantería que V tiene en The Shadow Gallery, del mismo modo que a la alemana le ha gustado encontrar otra de Faust.

29

Algún día Ada dejará de mearse en casa, ese día no es hoy.

2016, marzo

5

He madrugado para salir a dar un paseo con Ada. Puede que las 8 de la mañana no sea considerado por muchos madrugar, pero después de una semana levantándome a las 7 para ir a trabajar, a las 8 de un sábado es muy difícil hacer caso al despertador.

Mereció la pena levantarse pronto cuando vi lo bien que se lo pasó en el parque. A diferencia de otros fines de semana no nos quedamos por el barrio, si no que fuimos hasta el Parque de los Frailes. En un principio estábamos casi solos, jugando a lanzar un palo. Pero empezó a llegar un perro tras otro.

Carreras, persecuciones, embestidas, etc. Más de una hora jugando con hasta una decena de perros en el mismo sitio. Y es verdad que en algunas situaciones se asusta, pero todavía es muy pequeña. Además hay otros perros que a la mínima ladran, y a Ada no parecen gustarle los ladridos. Una buena experiencia para los dos.

Y hablando de paseos, ayer estuve visitando el tesoro egipcio que es el Templo de Debod en Madrid. No entré, ya lo había visto por dentro hace años. Y a pesar de que me encanta tenerlo tan cerca para contemplarlo, no puedo dejar de pensar si tiene sentido que estos templos estén fuera de Egipto. Desde luego la razón por la que se donaron debía llevarse a cabo, la pérdida de patrimonio de la humanidad es una desgracia. El conflicto que se da es si este patrimonio debe diseminarse y ser disfrutado en distintos puntos del globo, o conservarse lo más cerca posible de su lugar original. Pues en este tema no tengo un criterio, aunque si considero que no es lo mismo este caso que los saqueos que grandes museos llevaron a cabo en Egipto.

21: De mis gustos musicales

Llevo ya unos cuantos días con muchas ideas para escribir, pero poco tiempo (y ganas) de ponerme a la tarea. Y como hoy he visto un poco de tiempo libre después de salir a correr (de esto hablare mañana), voy a exponer mis géneros musicales preferidos.

Si hay un tipo de música que me gusta por encima del resto, ese es sin lugar a dudas el hard rock. Tiene algo que conjuga con mi forma de ser, o de pensar. Pero no es el único género que me gusta, de hecho considero que cualquiera podría gustarme bajo ciertas circunstancias.

Cuando era pequeño en el coche siempre se escuchaba Kiss FM. Esto me ha influenciado mucho, me encanta el pop y el rock de los 70 y los 80. No lo puedo evitar. Aunque ahora Kiss FM se ha echado a perder, por suerte puedo recurrir a M80 para saciar esta necesidad. Esto se podría considerar hacer trampa, ya que por mi edad las canciones de ambas décadas que he escuchado son las que ya se han establecido como referente. Han pasado por el filtro del tiempo, solo las mejores son recordadas y tienen el privilegio de ser compartidas de nuevo por las ondas.

En mis últimos años de educación primaria descubrí el rap, y me gustó porque era la novedad. Sin embargo mi gusto por esta forma de hacer música maduró, ya no solo me gustaba por inercia, empecé a entender los versos y ver la poesía oculta y reivindicación social que empapan las letras. Además el rap tiende a tener unas estructuras muy cuidadas. Hace años que he dejado de escucharlo de forma habitual, pero cuando recuerdo algunas rimas me gusta permitirme unos minutos para volver a disfrutar de una forma de entender la música que suele estar menospreciada. Y hablando de rap, simplemente comentar las ganas que tengo de ver Hamilton, y la imposibilidad llevarlo a cabo, ya que es un musical de Broadway y hay unos cuantos kilómetros de distancia.

¿Y por qué estoy hablando de mis gustos musicales? Llevo ya un tiempo escuchando canciones que se me hacían parecidas y próximas al hard rock, pero que no eran lo mismo. No sabía de que se trataba, de hecho no sabía si podían agrupar dentro de un género específico. Para mi era “algo” entre el metal y el hard rock. Hace unos días me enteré del nombre que se da a este subgénero, tampoco es que me hubiera preocupado en saberlo antes, nunca lo busqué. Se trata del power metal, cuyo nombre descubrí gracias a una entrada en Imgur listando diez géneros dignos de escuchar. Leyendo la descripción del power metal me percaté de que encajaba perfectamente con esas canciones que llevaba rato escuchando y que no sabía como catalogar correctamente. Una búsqueda rápida me aclaro las posibles dudas, escuche seis canciones representativas del subgénero y cinco me encantaron. De esas solo una la había escuchado antes, y casualidades de la vida, es una de las que más he escuchado, Holy diver, de Dio. ¿Y por qué es importante? Pues porque me gusta ser ordenado, y me sentía raro incluyendo esas canciones en mi lista de reproducción llamada Hard rock.

Y esta es la historia de cómo puse nombre a un género que probable que acabe desbancando al hard rock como mi tipo de música preferida.

PD: Releyendo esta entrada me he fijado en que no he hablado de música clásica, y eso no puede ser, así que voy a recomendar uno de mis fragmentos preferidos, The great gate of Kiev, de Mussorgsky.

22

Atentado en Bruselas. Me entristece lo que ha pasado esta mañana en la capital de Bélgica. Y me enfurece que esto siga pasando, parece que el ser humano no evoluciona como debería. O no a la velocidad necesaria.

Me gustaría vivir en un mundo donde la historia este repleta de acontecimientos en favor de la humanidad, como por ejemplo los avances científicos. Desafortunadamente esto no es así, la mayoría de los sucesos que quedan registrados para futuras generaciones tienen connotaciones de violencia, ya sean guerras, ataques, etc. Incluso algunos avances científicos, como la llegada a la Luna o Internet, tienen un trasfondo militar. Hay otros acontecimientos negativos contra los que el ser humano tiene poco que hacer, los desastres naturales, sin olvidar que muchos si se pueden evitar, o al menos reducir, si combatiésemos el calentamiento global.

Después de sucesos como el de hoy es difícil apreciar que el ser humano evoluciona. Aunque sea un proceso lento merece la pena conseguirlo.

Mis condolencias al pueblo belga.

23: De promesas estúpidas y la fuerza de voluntad

Considero que tengo mucha fuerza de voluntad, y seguramente sea porque no me gusta saltarme las reglas. Por poner un ejemplo, en mis primeros meses de carné mi prima me dijo que en algún momento dejaría de hacer los stop, y ya van 6 años desde que tengo el permiso y sigo sin saltármelos voluntariamente. Y cuando hablo de stop lo digo con todo lo que conlleva, incluido el doble stop cuando no hay visibilidad. Y lo que más me molesta no es la gente que se lo salta, si no los que encima te pitan cuando lo haces bien, pensando que tienen razón.

Además me hago promesas a mi mismo, como reglas autoimpuestas, que no me gusta nada romper. Y en ocasiones son sinsentidos, como el año que no bebí ni una gota de refrescos de cola, y eso que era muy joven y era lo único que bebía que no fuese agua. O dejar durante una película la mano quieta en la misma posición por ver si puedo hacerlo. No saco nada de estas tonterías, quizás poner a prueba los límites de mi fuerza de voluntad.

Esto me lleva a algo que me prometí hace ya catorce meses. Durante años he querido terminar mi página web, pero nunca lo consigo. Cuando la tengo casi lista ya no me gusta o encuentro otra tecnología más interesante para construirla. Empecé por diversos CMS: phpBB, WordPress y por último Drupal. Después empecé a trabajar y abandoné el proyecto por completo, hasta que descubrí los generadores de páginas estáticas. Esta tecnología reavivó mis ganas de retomar la web, por fin había herramientas que encajaban mejor con la forma de trabajar de un programador al que le encanta el software libre. Me gusta tanto el código abierto que este diario lo estoy escribiendo con esas mismas técnicas. Con esas ganas reencontradas pensé que esta vez tenía que terminarla, y nada mejor que prometerme algo para lograrlo. ¿Cuál fue la promesa?, subir todos los días algo a GitHub hasta tenerla terminada. Y aquí estoy, ya van 424 días seguidos subiendo código, creando tareas o participando en la comunidad. El reto de llegar al año ya pasó, y la verdad no sé donde está el límite. Soy preso del gráfico de contribuciones de mi perfil, en el que todos los días aparecen en diferentes tonalidades de verde. En algún momento pararé, pero la verdad es que a mi ego le está gustando este proceso de encontrar el tope. Estos 424 días reflejan mucho más que 424 días subiendo código, son 424 días en los que he tenido acceso a Internet de una forma u otra. Hubo momentos complicados para conseguirlo, como las vacaciones a Alemania o a León. ¿Qué pasará una vez termine la web? Pues parece que este diario se va a encargar de ello, al estar escribiéndolo en GitHub puedo continuar con esta racha hasta que no pueda más, y ver hasta donde consigo alzar el número.

Pero si hay algo que se me resiste es adelgazar. Éste es el primer año que me lo he prometido de verdad. Otros años no me veía capaz, me lo proponía, pero sin un alto grado de compromiso. Este año es diferente, he vuelto a correr. El lunes me topé con un antiguo dilema, si llueve no salgo a correr. De hecho otros años estaba deseando que lloviese para tener una excusa y no salir. Pues para demostrarme que no iba a caer de nuevo en estas conductas salí a correr sin importarme la lluvia. Pero no era llovizna, y me calé. Y además cuando llevas gafas hay otro problema, se empañan y no puedes ver nada. Al menos no me resfrié, lo que faltaba. Al final no sirvió de mucho, de hecho con tanta lluvia no pienso volver a salir, pero si he hecho esto, este año lo consigo.

30

Ayer bañé a Ada por primera vez. Después de una Semana Santa en el pueblo tocaba limpiar la diversión de los paseos. El primer día cuando llegamos había ganas de paseo, así que bajamos desde Camposagrado. A medio kilómetro de nuestro punto de partida nos topamos con una sección del camino anegada. Ada se dirigió a toda velocidad, metió las patas y debió asustarse, porque saltó intentando alejarse del agua. Lo que no esperaba es que mas adelante cubría y, en cuanto la gravedad la arrojó de vuelta al agua, se hundió completamente. Aprendió rápidamente y salió por el lateral más cercano de un salto.

En ese momento comenzó la juerga. Corriendo de un lado a otro, metiéndose en todos los charcos, escarbando en el barro y tumbándose en la tierra. Esa última parte es la peor, en el pelo mojado la tierra se adhiere muy bien. Acabó seca por acción del Sol, dejando con un tono rojizo el pelo blanco de las patas y el pecho. La limpiamos un poco con una toalla, pero decidimos dejar el baño para después del puente. Con otros 3 días por delante de campo no tenía sentido.

Así que ayer la bañé, y vaya lucha. No puedo quejarme mucho, porque se dejó enjabonar y secar sin apenas moverse. El problema fue el aclarado. No entiendo como le puede gustar tanto pasear bajo la lluvia y no mojarse en la ducha. Tampoco le gustó el secador, así que tuvo que pasar por tres toallas distintas para estar medianamente seca.

Cambiando de tema, ayer compré The gods must be crazy en DVD, que es mi película favorita. Y encima es un pack con las dos oficiales. Hoy ha llegado, y no he podido resistirme al fin de semana para verla. Empecé al llegar del trabajo, aunque la he tenido que parar para cenar con unos amigos de León. Ya tengo ganas de completar esta entrada para poder terminarla, así que si algo se me ha olvidado, lo pondré otro día.

2016, abril

12

El tiempo pasa volando. Quería haber hablado de esto el primer día de abril, pero lo fui dejando y ya ha pasado más de un tercio del mes. La primera versión de este diario ya está disponible en Leanpub, y no me he podido resistir a versionarlo del mismo modo que Canonical hace con Ubuntu. Utilizaré dos números, siendo el primero el año y el último el mes. Esto causa que la primera versión haya sido la 16.03, puede que no sea un método cómodo para llevar la cuenta del número de versiones publicadas, pero facilita conocer hasta que mes está incluido. El plan es liberar una nueva versión a principios de mes.

Esta publicado con un precio mínimo y recomendado de cero euros. Aún así Leanpub permite a la gente pagar algo si quiere, al igual que compartir los beneficios con una ONG. Como no estoy interesado en ganar dinero con esto, he asignado a la Electronic Frontier Foundation lo que me correspondería a mí. Aunque tengo otra razón para ceder las ganancias. Tal como está actualmente el sistema en España creo que tendría que declararme autónomo, a pesar de estar trabajando por cuenta ajena. Esto me obligaría a cotizar una cantidad que con una gran probabilidad sería mayor que los posibles beneficios de este diario. No lo he mirado detenidamente, podría ser que si no se llega a un mínimo no haya que pagar, pero prefiero evitarme problemas con algo tan sencillo como no ver ni un céntimo de esto. He escogido a la EFF para recibir las ganancias porque es una de las ONG con las que más me identifico. Pero no es la única, así que si quieres donar algo directamente puedes pasarte por las páginas web de Electronic Frontier Foundation, Sea Shepherd, SEO/BirdLife, Unicef, Médicos sin fronteras o Girls who code.

También aprovecho para dar las gracias a mi primer lector. Desde luego es una sorpresa, no esperaba que nadie se interesará por esto, y menos apenas 8 días después de haberlo publicado.

22: Donde cuatro informáticos viajan al sur

El pasado fin de semana he viajado con compañeros de trabajo a Andalucía. Surgió hace semanas, cuando nos apuntamos a la Escuela R Intensive en el circuito de Ascari. Nos quedamos con las últimas dos plazas disponibles, tuvimos suerte, solo dos queríamos participar. Pero se apuntaron otros dos compañeros para visitar Córdoba, Ronda y Granada.

Como sabíamos que el tiempo iba a ser escaso cogimos el viernes de vacaciones, aún así no calculamos bien. Queríamos verlo todo y finalmente nos tuvimos que conformar con ver poco, con el tiempo justo y no de manera completa.

Llegamos a Córdoba para comer, más tarde de lo que teníamos planeado. Luego vimos la mezquita sin llegar a entrar por falta de tiempo. Paseamos por los lugares turísticos, pasando por el puente romano, el templo romano y los jardines de la agricultura. Y con toda seguridad nos perdimos mucho.

Salimos con un poco de retraso y nos desviamos unos pocos kilómetros. Esto provocó que llegáramos a Ronda por la noche. Una vez dejamos el equipaje en las habitaciones no nos pusimos de acuerdo si salir a cenar o quedarnos en la casa rural. Finalmente dimos un paseo por los terrenos, buscando sapos y riendo cada vez que un pavo real gritaba. Gritaba, porque eso no es cantar, eso es gritar.

Al día siguiente tocaba circuito, por lo que había que descansar. Me costó dormir, y un pavo real me despertó a las seis, dejándome con los nervios que me impidieron dormirme de nuevo. Además, como apagué el aire acondicionado (modo calor), me desperté helado. No me gusta dormir con el aire puesto, se me reseca mucho la garganta. Después de varios intentos fallidos de volverme a dormir, acabé levantándome. Desayunamos, dejamos las llaves y fuimos al circuito, dejando a los dos que no participaban intentando dormir. Al llegar a Ascari nos dieron las acreditaciones y nos topamos con una mesa llena de bollos para desayunar. Para la próxima ya sabemos que no hay que madrugar tanto y podemos ir al circuito y tomar algo allí, y gratis.

Al poco rato hicieron unas presentaciones rápidas, y para mi sorpresa empezamos a conducir en ese mismo momento. Llamaron a diez para hacer una vuelta como prueba de nivel. Yo estaba entre esos primeros. Me asignaron un monitor y mientras andábamos hacia un Golf cambió de idea y me llevo a un Scirocco. ¡No me lo podía creer! Tenía miedo de que no fuera a tocar el Scirocco durante las pruebas (es lo que tiene desconocer como funciona el programa), y por casualidad fue el primero que caté.

Ahora es cuando menciono que durante dos semanas había estado entrenando el circuito en el Gran Turismo 6. Y me sirvió de mucho, el circuito ya me lo sabía a la perfección. Aún así las sensaciones con un coche de verdad son distintas, e impone más respeto estar de verdad sintiendo las aceleraciones y los cambios de masa provocados por los giros. Obviamente no fui a tope en esa vuelta, pero si aproveche para ir rápido desde el inicio. Mientras daba la vuelta el monitor se debió de dar cuenta de que conocía el circuito, porque me avisó que no era el trazado completo y había que tomar un atajo hacia la izquierda. También me sabía esta variante por los vídeos de YouTube del programa.

Después una clase teórica de hora y media, pero no sin antes recibir los comentarios del nivel de forma general. Desde el inicio ya veía que mucha de la gente que participaba no eran buenos conductores, y los comentarios me lo confirmaron. Y no me estoy refiriendo al manejo del coche, si no a las formas. ¡Uno había dado la vuelta al circuito con una mano al volante y otra en el cristal! Me da miedo imaginarme como va este por las carreteras.

Al acabar la clase teórica nos separaron en grupos de cinco para hacer las pruebas. Manejo del volante con giros cerrados, frenada de emergencia, recorrer un circuito pequeño en mojado y frenada progresiva controlada. Una pena que no me tocará en el mismo grupo que Jorge (primer personaje secundario de este diario, ¡yay!). La que más me gustó fue la de frenada de emergencia. Había que acelerar a tope con un Golf con launch control y al llegar a unos conos presionar el pedal del freno como si quisieras partirlo. Mi primer intento me pasé por medio metro del punto donde el coche debería haber parado. Y teniendo en cuenta que el pedal lo hundí, y que llegue a la señal a 130 km/h aproximadamente debí presionar el freno un instante más tarde de lo debido. Al segundo intento lo clavé, me quedé a menos de 20 centímetros de los conos.

Una vez acabadas las pruebas controladas tocaba pasar al circuito de nuevo. Mis primeras cuatro vueltas fueron en el Golf. Como se nota la mayor potencia respecto al Scirocco, sobre todo teniendo en cuenta la tracción total. Como agarra ese coche. En mi última vuelta lanzada me emocioné un poco y el coche deslizó de forma lateral. Pero para algo me debían servir todas las horas que he jugado a juegos de coches. Nunca me había pasado eso en la vida real, pero de manera instintiva supe como reaccionar, también podría decir que la memoria muscular tuvo algo que ver. Liberé un poco la dirección y después de unos momentos apasionantes y con susto inicial el coche volvió a agarrar y seguí como si no hubiera pasado nada. Algo similar le pasó a Jorge a menos velocidad y trompeó un poco.

Mi segunda tanda fueron cuatro vueltas con el Scirocco. Puede que tenga algo menos de potencia, pero al pesar menos tampoco se nota en exceso. Lo que si se nota es la tracción trasera. Es muy divertido conducir ese coche, y eso que es posible que con él hiciera peores tiempos. No lo sé con seguridad, ya que no tengo grabada la tanda con el Golf. Tiene el centro de gravedad mas bajo, y en las curvas hay que tener más cuidado con la transferencia de pesos junto con el control del acelerador. La verdad es que con ese tema volvía loco a mi monitor.

Luego hice una tercera tanda de tres vueltas con un coche de mi elección, así que repetí con el Scirocco. Finalmente nos dieron un diploma, pero aprovecharon el momento para comentar nuestros progresos. Y mi monitor lo que me vino a decir es que el circuito de verdad no es como el de la Play. Y es verdad, pero los recuerdos que tengo del Gran Turismo es que se acerca bastante. En cuanto vuelva a probar el juego lo sabré mejor, ya que no lo he jugado desde que volví.

Una vez acabada la experiencia en el circuito fuimos a reunirnos con los otros dos compañeros en Ronda. Vimos el Puente Nuevo y paseamos por las calles cercanas. Después de comer salimos dirección Granada. Como nos gusta el riesgo no repostamos en Ronda, creyendo que todo es como Madrid, con gasolineras cada cinco kilómetros o menos. Así que nos vimos obligados a buscar una con el móvil e ir a velocidad moderada para no quedarnos tirados.

Finalmente lo conseguimos, llegamos a Granada, y vaya odisea encontrar un sitio para aparcar cerca del hotel. Salimos a cenar tarde, culpa del presumido del grupo, que tenía que salir bien arreglado. En esto también nos traicionó la capital, los sitios de tapas cierran antes que en Madrid. Además cuando encontrábamos un sitio con buena pinta a alguno no le gustaba. Volvimos al hotel pronto, noche corta. Pero lo más gracioso estaba por llegar, y es que cuando Edu va “contento” no coordina bien. No encontraba la forma de abrir la puerta del hotel, y cuando lo consiguió, entre que estaba totalmente apoyado sobre la puerta y que no se acordaba que había un escalón, casi vuelca. Se salvó porque consiguió aferrarse en un último intento por mantener su dignidad.

El domingo nos despertamos y desayunamos en una pastelería. Con fuerzas renovadas subimos hasta la Alhambra. Y debido al poco tiempo de preparación del viaje no pudimos conseguir entradas. Nos tuvimos que conformar con la entrada y lo poco que pudimos ver desde los jardines del parador. Aunque si pudimos entrar en el museo que hay en el palacio de Carlos V.

Después de comer hicimos el viaje de regreso, parando en Guarromán a comprar bayonesas. Una pena haber tenido tan poco tiempo en este viaje, para otro año hay que organizarlo mejor y con más antelación.

2016, mayo

20

Ayer pasó algo que me enfureció mucho. Estábamos sentados en la terraza del bar al que vamos los jueves después del trabajo, cuando de pronto Edu se levanta y va andando hasta el paso de peatones sin decir nada. Eso me llamo la atención porque la última vez que paso algo parecido nos habían robado una bandolera.

Edu se para delante del paso, al otro lado un cachorro de labrador al lado de una chica. Y de pronto el cachorro se pone a cruzar. En ese mismo momento veo como un coche bajando por Arturo Soria pasa a punto de golpear al perro, si es que no llego a rozarle. Menos mal que cuando el coche paso el perro simplemente estaba asustado. Estuvimos a punto de presenciar una desgracia.

De esta situación hay dos cosas que me enfurecen. Lo primero es el coche, que estaba circulando por Arturo Soria a 70 km/h aproximadamente. Por estos imprevistos es por lo que en ciudad no se puede circular a mas de 50, incluso en algunas ciudades y poblados lo bajan a 40 de forma genérica. Ya cuesta detener completamente un coche a 50, imposible reaccionar a un imprevisto de este tipo a 70. Podría haber sido un niño, una persona saliendo de su coche que se tropieza, etc.

La otra cosa que me enfurece es que el perro fuera suelto cerca de una calle. Solo es un cachorro, son totalmente impredecible. ¿A quién se le ocurre llevar sin correa a un cachorro? Y es que yo había supuesto que el perro era de la chica, ya que estaban juntos. Pues no lo era, aún así considero que podría haberle agarrado para evitar que cruzara. Pero supongo que la chica no lo pensó. Lo que de verdad me molesta fue que un minuto después apareció un tío con una correa buscando al perro. Que falta de responsabilidad dejar libre al perro cerca de una carretera. Además aparecer un minuto después con toda la tranquilidad del mundo. Si Ada se aleja de mi y se dirige hacia un lugar peligroso me dejo las piernas corriendo para que no le pase nada.

Aunque el perro no fuera del chico me sigue pareciendo una falta de responsabilidad. Si alguien te lo ha confiado para sacarle a pasear tienes el deber de evitar que algo malo le pueda pasar.

31

Termina mayo y casi no he escrito nada, así que voy a hacer un resumen. El doce fue mi cumpleaños, y tuve que madrugar. Tenía que hacer la prueba de circuito cerrado del permiso A2. Me desperté con muchos nervios, con ganas de vomitar, pero sin arcadas. Y todo porque no me sentía del todo preparado para pasarla. La situación cambio al llegar al circuito y comenzar la media hora de prácticas antes del examen. Todo me estaba saliendo bien, por lo que me calmé.

Tres nos presentábamos, así que nos tuvimos que alternar probando la moto que íbamos a usar en la DGT. Cuando llegó mi turno en la primera frenada bloquee, los frenos funcionan mucho mejor que en las otras motos que probé en días anteriores. Y comento esto porque me volvió a pasar en al final de la prueba. Después de pasar la parte mas difícil casi la lío al frenar en el circuito de velocidad. Pero conseguí parar la moto en la zona apropiada. Aún así no sabía que había aprobado, ya que no te dicen nada y tuve que confirmarlo al día siguiente en la web.

Después del examen fui al trabajo, pero pasando por casa para recoger tres tartas para los compañeros. La tarde anterior la había gastado en preparar las tartas. Toda la tarde. Me llevo más tiempo de lo que había previsto, las tartas no querían subir, así que las tuve que hornear mas de lo normal, incluso quemando un poco los bordes.

La semana pasada tuve mi primera clase de circulación. Esperaba asustarme mas al circular rodeado de coches, pero seguramente el haber conducido un ciclomotor me haya ayudado. El momento que más impresión me dio fue entrar a la vía de servicio de la A5 con tráfico denso a alta velocidad, pero tampoco me sentí muy inseguro. Lo que más me sorprendió fue lo divertido que es manejar la moto. No llega al nivel de lo que sentí en Ascari, pero es muy divertido. Me encanta conducir.

2016, junio

06

Este mes no quiero que sea como el anterior, voy a intentar escribir más. Mientras volvía me he dado cuenta de que hoy es 6 del 6 del 2016, vaya. Aún así no así la fecha no es tan redonda como la de hace diez años. Recuerdo que se estrenaba una película aprovechándose de tal situación. No la vi, no me guste el cine de terror. Aunque si puedo decir que me gusta The Walking Dead, el cómic, no la serie. No he visto nunca un capítulo, el culpable de que me haya aficionado al cómic es el videojuego de Telltale Games. Y no es para menos, juego del año 2012.

Ya conocía a los desarrolladores por el trailer de Jurassic Park, pero nunca había jugado a uno de sus juegos. The Walking Dead fue el primero de muchos. Me encanta su capacidad narrativa, como consiguen engancharte a la historia y que de verdad pienses en las posibles consecuencias de tus decisiones. También me enamoraron otros de sus juegos: The Wolf Among Us, Back to the Future y Game of Thrones, y no puedo esperar a ver que tal lo hacen con Batman.

Sus mejores juegos están basados en cómics, que he redescubierto hace poco mas de un año. Gran parte de la culpa la tiene Star Wars y la retirada de gran parte del universo expandido del canon, cosa que odio. Además se junta con el hecho de que ahora los derechos los tiene Marvel en vez de Dark Horse. Por eso, y a pesar de que las nuevas series de Star Wars, Darth Vader y otras de menos duración son realmente buenas, me fijé en la labor que esta realizando Image.

Image es una editorial diferente, los autores conservan los derechos de autor de su obra. Esto permite que los autores den rienda suelta a su imaginación, y se atrevan a salirse de lo común. Además cuando los compras te dan acceso a copias sin DRM, por si Comixology dejara de existir, o simplemente porque prefieres leer en PDF o CBZ. Actualmente estoy leyendo The Walking Dead, Thief of Thieves, Birthright y Saga. Todos muy entretenidos e interesantes, pero ninguno tan bueno como Saga. Para mi gusto una obra maestra. Espero que sigan publicándolo por mucho tiempo.

07

Hoy no iba a escribir nada, pero Ada me ha forzado. Parece que solo escribo cuando pasa algo malo o cuando estoy enfadado.

Estaba sacando a Ada de paseo, apenas llevábamos cuatro minutos fuera cuando veo que se tira de cabeza a un trozo de hierba. Me temí lo peor, así que tiré de ella para moverla del sitio. Muy a mi pesar estaba en lo cierto, se estaba restregando en mierda de otro perro. Ya nos lo había hecho antes con mierda y con un pájaro muerto. Debe encantarle esa fragancia. Así que la subí rápido a casa y directa a la ducha.

Pero esta queja va también a los desgraciados que no recogen los excrementos de sus perros. Ya varias veces he pisado alguna mientras saco a Ada. Gentuza. Y esto me lleva a otra queja, la falta de bolsas en los dispensadores del ayuntamiento. Y gran parte de la culpa la tienen los que las recogen para usarlas para otros fines, como por ejemplo para congelar alimentos. Luego se quejaran de la suciedad en las calles. Yo como ya sabía de esta situación decidí comprar mi propio dispensador portátil junto a rollos de bolsas. Pero no tendría que ser así. En otros países más civilizados esto sí se respeta.

08

Segundo día consecutivo que tenemos que duchar a Ada. Esta vez al menos si hemos llegado al parque. Se ha ido al charco a refrescarse, y al volver no se le ha ocurrido otra cosa que rebozarse en la arena. Así que de camino a casa la he tenido que limpiar algo en la fuente, pero no ha sido suficiente. Y encima se resistía, no quería mojarse mas.

Al llegar a casa la he intentado limpiar con toallitas húmedas, pero tampoco ha bastado. Así que había la ducha era necesaria. Pero es que no le gusta nada la ducha, y ya se olía que íbamos hacia allí, porque la he tenido que meter en brazos. Se ha revuelto en mis brazos y, como no podía escapar, se me ha meado encima. Así que a mi también me ha tocado ducha.

Cambiando de tema, ayer llegaron las tarjetas censales. Segundas elecciones en seis meses. Espero que estas ya sean las definitivas.

11

Hoy he ido a un bautizo por primera vez en mi vida. Y era exactamente lo que me esperaba, similar a las bodas por la iglesia a las que he ido. Una charla, el espectáculo y a comer.

Respeto la libertad de religión, pero también la libertad de una persona a elegir sus creencias, o ausencia de ellas. Por eso me parece mal forzar a un bebé y futuro niño que no entiende nada en una dirección. Especialmente cuando una persona puede bautizarse sin problemas cuando sea adulta, y tenga la suficiente capacidad y conocimientos para elegir hacerlo por propia voluntad.

Por eso me gusta mucho haber crecido sin esas presiones. Culturalmente soy católico por haber nacido en España, pero mis padres no quisieron imponerme ninguna de sus creencias. Me considero ateo, aunque hay momentos en los que podría pasar por un agnóstico. Tengo tendencia a creer en el karma, lo cual no tiene mucho sentido teniendo en cuenta lo dicho anteriormente, aunque es así.

Volviendo al bautizo, como siempre que hay bebés, alguno acaba llorando, no se si era al que bautizaban u otro. Si es al que bautizan otro ejemplo de que no se está divirtiendo. Lo bueno es la comida de después. Jamón, queso y presa, todo ibérico. Y como acostumbran los restaurantes ahora, platos pretenciosos que intentan justificar el alto precio reclamado. Al plato que me refiero es “bolsita rellena de puerros y gambas con salsa de frutos rojos del bosque”.

Es la época actual, hipsters y modernillos han tomado la cultura y la moda. Ahora se llevan gafas sin cristales, sin necesitarlas, como complemento. Y eso a mi me molesta por haber llevado gafas desde que tengo recuerdos. ¿O es que a alguien se le ocurriría llevar un audífono, unas muletas o una silla de ruedas como accesorio de moda? Aún así entiendo que cualquiera es libre de hacer lo que quiera, pero lo considero totalmente innecesario.

16

Ayer aprobé el examen de circulación para el A2. Estaba bastante seguro de haberlo aprobado, a pesar de que la examinadora no fue específica. El profesor me dijo que sin duda. Pero hasta que hoy no he visto el apto en la web de la DGT no quería celebrarlo demasiado, nunca se sabe.

La prueba fue muy sencilla, y más teniendo en cuenta que había dado una clase justo antes para entrar en calor. Calor por decir algo, vaya frío que hizo, y yo con la chaqueta de verano. Cuando iba a empezar me dí cuenta de que el espejo izquierdo estaba muy bajo. Una vez ajustado me mandó salir por el polígono de los stops. Perfecto, sin problemas. Siempre hago los stops, cosa que a veces desespera a algunos pasajeros míos o conductores de otros coches. Además mi autoescuela está justo a la entrada del polígono, por lo que he lo recorrido en todas las clases. Pasé por dos stops antes de salir por detrás. Antes de llegar a la primera rotonda ya me dijo que primera salida, así que cogí el desvío previo. Luego unos pocos minutos de carretera hasta la salida de Móstoles norte, una rotonda, un desvío hacia una zona residencial, y enseguida paré para terminar el examen y que el siguiente empezara. Bastante corto y sencillo. En la web de la DGT aparece apto sin fallos, así que muy bien. Aún sin tenerlo confirmado ayer fue un día alegre.

Además ayer se llevó la grúa un coche aparcado en la plaza reservada para minusválidos cercana a la oficina. Llevo tanto tiempo viendo como la gente hace caso omiso de las señales que al principio no me lo creía. Para el dueño del coche es un fastidio, pero ese ya no vuelve a aparcar así. Típica persona que deja el coche atravesado y se piensa que como el morro queda a la izquierda de la señal ya ha cumplido, sin tener en cuenta que la parte trasera ocupa gran parte del espacio reservado. Y es que las plazas de minusválidos son más grandes por una razón. Me alegré un poco de que por fin se hiciera justicia. No me gustan nada los malos conductores, que se creen que están por encima de las normas.

18

Ada lleva unos días con toses, y no debería tener contacto con otros perros. Para conseguirlo lo más sencillo es evitar otros perros, eso quiere decir pasear con un recorrido distinto al habitual.

Hoy por la mañana hemos ido por el descampado que hay junto al polígono, y ya que estábamos en la zona pasamos por mi antiguo colegio e instituto. Ahora se ha fusionado con el que estaba al lado, cambiándose el nombre. Por esa zona también hay un salón de los testigos de Jehová, y cuando pasaba por delante me pararon para darme un folleto. Tuve suerte y no me hablaron mucho, creo que justo comenzaba su reunión, ya vi entrar a más personas.

Ada no quería andar y estábamos sentados en un banco frente al instituto. Me aburría, así que me puse a leer el folleto. ¿Por qué no lo tiré? No suelo tirar los folletos o propaganda en cuanto me los dan, de hecho hasta a veces les echo un vistazo. Y la verdad es que en esto hay que aplaudir a los responsables. Folleto corto, muy fácil de leer, al grano. Unas preguntas en la portada, al desplegar las respuestas con citas a la biblia, y en la contraportada información de contacto y formularios para visitas concertadas y petición de libros con entrega en casa. El responsable de marketing puede estar contento, porque llama la atención, y para ser algo que no me interesa me lo leí entero.

Volviendo hacia casa con Ada practiqué algo en lo que sí creo, tiré el folleto en un contenedor de reciclaje de papel.

19: Donde tres informáticos visitan El Jarama

El viaje a Ascari de hace dos meses me dejo con ganas de más circuito. Por suerte este fin de semana se ha celebrado el Renault Pasión Tour, y tres de los cuatro que fuimos a Ronda hemos participado hoy.

Ya me pareció que el evento de Volkswagen era principalmente un evento publicitario, pero en el de hoy no hay género de duda. Para los organizadores primaba más la afluencia de público que su disfrute en las instalaciones. Largas colas, publicidad por doquier y puestos de comida cara entre otras cosas.

Parte de la culpa es nuestra, ya que no reservamos la entrada hasta este martes. No pudimos solicitar cita para los eventos debido a que las inscripciones estaban ya cerradas. Nos vimos obligados a guardar cola. Llegamos a las 9:30 al recinto, situándonos en la cola para la prueba de circuito. Hasta las 11:25 no conseguimos entrar en un grupo, teniendo que atender a una clase teórica de seguridad, por lo que no conseguimos montar en el coche hasta las 11:40.

Yo probé un Megane, mis dos compañeros se tuvieron que conformar con un Clio, si lo hubiésemos pensado mejor podríamos haber elegido el mismo coche, hubiera sido más divertido. Finalmente esas dos horas de espera solo sirvieron para dar dos vueltas al circuito del Jarama. Eso significa no poder dar ni una vuelta rápida pasando por línea de meta. De verdad esas dos vueltas se quedan en una y media, debido a tener que hacer despacio los últimos metros para refrigerar. Con tan poco tiempo no se puede disfrutar del circuito.

Después fuimos a pedir información para la prueba off-road. Cerraba momentáneamente hasta la tarde. Vimos algunos coches expuestos, piezas, un motor desmontado y un F1, del que no estoy seguro si era una réplica o uno de verdad. Lo mejor fue volver a ver a los monitores de Ascari, que también eran los encargados en esta ocasión. Como todo era bastante aburrido decidimos coger el almuerzo gratuito y volver a casa sin hacer la prueba con todoterrenos.

Y por último un consejo, si intentas poner un nombre que suene internacional llámalo “Passion Tour”, que la mezcla queda fatal.

20

Hoy renuevo móvil, por fin ha llegado mi Oneplus 3. Afortunadamente este año no ha habido sistema de invitaciones y no he tenido que esperar semanas o meses para adquirirlo.

He tenido los dos anteriores, el primero me duró escasamente unos cinco meses sin desbloquearlo para instalar CyanogenMod y posteriormente AOSPA. Sin embargo el segundo no llegué a desbloquearlo nunca, a ver cuánto me dura el tercero.

Pero lo curioso es que entre el primero y el segundo tuve otro, el Motorola Moto G3. Ese no lo compré por capricho, como podrían considerarse los otros, me caí con la bici con tal mala suerte que partí el cristal y dejé la pantalla táctil inservible. Además no tenía ninguno de repuesto, ya que en mi familia se van quedando con los que ya no utilizo. Así que tuve que comprar uno barato hasta que saliera el segundo, y así tener tiempo para poder decidirme si merecía la pena o si era mejor esperar a los nuevos Nexus.

Finalmente compré el Oneplus 2 y lo bauticé como Selonia. Ha sido un buen compañero este último año, pero ya toca renovar.

24

Aviso desde el futuro.

Llevo algo más de un año sin escribir aquí. Siempre me ha gustado dejar pasar algunos días antes de volcar mis pensamientos y lo que me ha acontecido, pero lo fui dejando hasta que se ha hecho algo inabarcable.

Ha tenido que llegar un mal día para que me de cuenta que quiero seguir escribiendo. Por eso voy a reconstruir todos estos meses a base de las pequeñas anotaciones que he estado haciendo durante todo este tiempo.

Respecto a las razones por las que he vuelto a escribir ya te contaré.

Se acerca verano, así que en el trabajo hemos retomado la costumbre de ir al cine habitualmente. Aunque todavía no tenemos jornada continua, que es cuando de verdad aprovechamos las tardes libres para dedicárselas al séptimo arte.

La película empezaba tarde, así que quedamos en ir al cine por separado, en vez de ir todos juntos desde el trabajo como hacemos en otras ocasiones. ¿Y esto por qué es importante?, dirás. Porque hoy es el primer día que he cogido la moto.

Al final fui al cine con el coche, no quería meterme en la M40 el primer día. Pero cuando llegué a casa me preparé y salí a dar una vuelta por el polígono. Es una sensación de libertad alucinante. Mejor que la primera vez que cogí la de las clases de circulación.

Como anécdota contar que en una rotonda me crucé con alguien que estaba muy preocupado por que no chocásemos, haciendo señas hasta por la ventana, indicándome que iba a seguir haciendo la rotonda por el carril exterior. Se agradece que haya gente que de verdad se preocupe por los demás en la carretera, especialmente con los motoristas. De todas formas ha ido a dar con alguien que sabe de sobra que no se puede salir de una rotonda desde los carriles interiores, ojalá respetasen todo esto.

26

Este ha sido un fin de semana tranquilo. Ayer saqué a Ada por el parque de Los Frailes y estuvo jugando un rato con otros perros. Hoy por la mañana también hemos ido, pero no había nadie más. Hemos jugado un rato con un palo, hemos hecho fotos y nos hemos quedado a la sombra. Ya empieza a hacer calor y va menos gente hasta allí.

29

Llevaba unos días sin coger la moto, finalmente hoy ha tenido que venir mi padre para forzarme a dar una vuelta. Ha sido la primera vez que llevo a alguien de paquete, y no ha resultado difícil. Supongo que también tiene mucho que ver que él es motero desde joven y sabe perfectamente como comportarse en una moto. Es verdad que cuesta hacerse al acelerador con más peso en la moto, incluso se me ha calado una vez.

Hemos ido hasta Griñón por carretera secundaria, todavía no quiero meterme en autopista, aún me produce mucho respeto. Coches circulando rápido y que pasan bien cerca. Hacia mucho viento lateral y la moto se movía más de lo que me resultaba cómodo, pero hay que acostumbrarse a todo.